LA CAPILLA

MAS DE 500 AÑOS DE HISTORIA

Ya antes de 1352 pueda ser que hubiera una capilla primitiva al pie de la torre central, según Coral Cuadrada, en su tesis sobre el Maresme.

Pero es en el año 1.402 cuando el Papa Benedicto XIII autorizó las misas en una capilla de nueva construcción con el altar dedicado a la Santísima Trinidad y a la Concepción. Estamos hablando de la pequeña capilla conservada hasta hoy y que en el siglo XVI contó con un beneficio eclesiástico fundado por el presbítero de la Diócesis de Vic, el cual fue heredado por Ramón Copons después de que Josep de Copons presentara la candidatura al Obispo de Barcelona como beneficiado al altar de la Santísima Trinidad y a los Santos Miquel y Anna.

DISPONBILE PARA CEREMONIAS RELIGIOSAS

La capilla se rehabilitó en 1680, como demuestran los comprobantes de gastos de febrero y marzo de ese año, en el que se mencionó por primera vez el retablo de la Concepción de madera y yeso policromado.

El paisaje en el que se enmarcaban la Torre y la antigua capilla, protegidas ambas por las murallas, con las montañas detrás y las tierras que descienden hasta el mar, sigue envolviéndonos hoy cuando nos paseamos por la ladera y ascendemos hasta alcanzar la fachada principal del Castillo. Detrás de la puerta de madera, a la izquierda del patio, la capilla nos aguarda.